El periodo de adaptación, un proceso único y diferente para cada niño.

El periodo de adaptación es un tema muy común en nuestras conversaciones de padres a principios de curso, principalmente cuando nuestro hijo inicia el colegio o escuela infantil por primera vez. A estas alturas del curso, para muchos padres, sigue siendo un tema de interés o preocupación. Sea cual sea tu caso esperamos que este artículo te ayude comprender un poco más este proceso.

El periodo de adaptación en la escuela infantil es un proceso único y diferente para cada niño, cada uno lo vive de manera particular de acuerdo a sus características individuales, su historia y la relación que tenga con sus figuras de apego y entorno cercano. Cada niño lo vive en en función del mundo que conoce hasta ahora.

la_adaptacion_escuela_infantil

La adaptación es un proceso gradual. Los retrocesos son normales y esperables.

Cada niño es diferente por lo que no es posible definir con anticipación la duración de su periodo de adaptación en la escuela. Debemos tener en cuenta que se trata de un proceso gradual, con lo cual es probable y normal que existan algunos retrocesos. Es muy importante, que como adultos, tengamos una actitud de respeto con los ritmos personales del niño, evitando a toda costa comparar con el proceso de otros.

Por otra parte, identificar nuestras propias ansiedades, necesidades y expectativas con respecto al proceso y apartarlas de manera de que no influyan en nuestro comportamiento, ayudará significativamente a que todo fluya hacía donde queremos.

Tener expectativas realistas para la etapa de desarrollo de tu hijo.

Este punto es muy importante, pues tener expectativas no realistas sobre tu hijo no sólo acarrea frustración en él si no principalmente en tí. Es importante que conozcas las características evolutivas de tu hijo de acuerdo a su edad, pues conociéndolas bien podrás saber lo que está a su alcance. Esto lo explica muy bien Marisa Moya de la Escuela Infantil Gran Vía en la siguiente presentación.

Tu empatía es lo que más necesita.

Uno de los aspectos más relevantes al momento de acompañar a los niños en este período es ponerse en su lugar, comprenderle y ayudarle a regular sus emociones. Recuerda que algo que no tiene importancia para tí puede tener mucha importancia para él, por lo que es importante que aceptemos lo que sienten. Ser cariñosos, mantener una actitud tranquilizadora y un diálogo con él respecto de la experiencia que está viviendo es fundamental.

Por otra parte, las emociones juegan un papel importante en este proceso, todas las emociones negativas y positivas contribuyen al desarrollo integral del niño, por lo que es importante que expresen lo que sienten. Si bien los niños de 0 a 3 años no saben gestionar aún sus emociones, podemos ayudarles a tener conciencia de las mimas, puedes leer este artículo si te interesa este tema; Los niños de 0 a 3 años también sienten emociones.

Te pasaría a tí también…

A los adultos también nos cuesta comenzar un nuevo trabajo o emprender una nueva aventura de la cual no sabemos que esperar. A veces nos toma mucho más de lo que esperamos adaptarnos, incluso muchas veces no lo logramos, a los niños les pasa lo mismo. En ese momento necesitamos cariño, comprensión y paciencia por parte de nuestros seres queridos.

Conoce la ansiedad por separación y su relación con el período de adaptación.

Lo que los niños pequeños sienten respecto a la separación de las figuras de apego depende de sus características evolutivas tal y como comentamos anteriormente. Los bebés pueden mostrar señales de ansiedad por separación a un edad tan temprana como los 6 ó 7 meses, pero la etapa crisis para la mayoría es entre los 12 y los 18 meses. A esta edad los niños sienten la separación como si fuera permanente, ya que por su nivel de desarrollo es difícil para ellos comprender desde un inicio que se trata sólo de unas horas y que luego de la jornada volverán a su casa. Afortunadamente, esta ansiedad pasará con el tiempo, cuando el pequeño conoce a las nuevas personas de su entorno, se acostumbre a novedad y la haga una rutina.

Existe la posibilidad de que no se adapte.

Si después de mucho tiempo tu niño no logra adaptarse a la Escuela Infantil y te lo hace saber a través de una serie de conductas como: dependencia excesiva, tristeza generalizada, problemas de sueño, serios retrocesos en su desarrollo o importantes cambios de carácter, es probable que no esté logrando asimilar las experiencias vividas durante el día en la escuela y en este caso lo mejor es que hables con la educadora de tu hijo y con la directora de tu escuela para buscar una solución entre todos. Puedes leer este artículo.

¿Cómo podemos ayudarlos? 

1.Seguridad de la figura de apego: 

Es muy importante que como padre te sientas seguro con la Escuela Infantil que has elegido para tu hijo y de la misma forma con la educadora. Si tienes dudas de algo o no estás de acuerdo con lo que sea es muy importante que expreses tus inquietudes a la escuela y a la educadora de tu hijo, de manera de que te sientas lo más seguro y tranquilo posible. No tengas miedo de preguntar y de expresar tus sentimientos. Es importante que en este periodo valides tanto tus sentimientos como los de tu hijo.

2. Practicando la separación antes de iniciar la semana

Como sugerencia puedes ayudar a tu hijo pequeño con Cuentos sobre el colegio : “Cuando leemos cuentos a nuestro hijo a cerca de la escuela, le ayudamos a combatir sus propios temores e inquietudes. Los pequeños se pueden identificar con las emociones de los protagonistas y al conocer el desenlace de la historia les ayuda afrontar sus propios sentimientos con una sensación de mayor control”.

Si el niño es muy pequeño puedes probar con estas recomendaciones de Baby center para superar la ansiedad por separación.

3. Actitud Positiva y mantener la calma en los momentos difíciles: Recuerda que eres un modelo para tu hijo y que descontrolarte sólo le enseña a hacer lo mismo. ¡Buena actitud y la mejor sonrisa! pero con la seguridad de que estás haciendo lo correcto.

4. Despídete siempre de él:  “No te engañes, no le engañes, despídete”. Recuérdale antes de marchar que volverás a buscarle. Haz la despedida corta y adecuada a su capacidad de entendimiento.

5. Cariño y toda la paciencia del mundo, tanto para tí como para él: Tu hijo necesita tu cariño y mucha paciencia, es importante validar sus emociones pero no te olvides las tuyas.

Fuentes consultadas:
http://www.crececontigo.gob.cl/adultos/columnas/preparandonos-para-entrar-al-jardin-o-al-colegio/
http://escuelainfantilgranvia.com/adaptacion-a-la-escuela-infantil-escuelaenredada/
http://espanol.babycenter.com/a7900016/ansiedad-por-la-separaci%C3%B3n
http://crecerjuntosconarte.com/2012/09/03/6-cuentos-para-el-inicio-del-colegio-o-guarderia/